Blog de TI

Tendencias y mejores prácticas de la industria

Obtén mensualmente los últimos artículos de nuestro blog:

04 Jul Principales retos del Internet de las Cosas (IoT) en el mundo empresarial

¿Qué es el Internet de las Cosas?

El Internet de las Cosas (IoT) son objetos, animales o personas en un entorno que cuentan con identificadores únicos y la capacidad de transferir datos a través de una red sin requerir interacción humano-a-humano o humano-a-computadora.

El IoT realmente viene de la conexión de sensores y equipos. Es decir, el valor real que crea el Internet de las cosas está en la intersección de la recopilación de información y el aprovechamiento de la misma. Toda la información obtenida por todos los sensores en el mundo no vale mucho si no hay una infraestructura adecuada para analizarla en tiempo real.

Las aplicaciones basadas en la nube son la clave para usar la información recopilada. El Internet de las cosas no funcionaría sin aplicaciones basadas en la nube para interpretar y transmitir los datos procedentes de todos estos sensores.

 

Primer paso para desarrollar una iniciativa de IoT: Formar un equipo

Para iniciar un nuevo proyecto de IoT Gartner sugiere construir un equipo, encontrar una oportunidad de negocio, construir un prototipo y decidir si vale la pena invertir en el proyecto.

Es importante designar a un arquitecto IoT – alguien que:

●  Entiende de TI y tiene una comprensión básica de lo que es IoT

●  Tiene una profunda curiosidad, así como la disposición a aprender y compartir

●  Entiende de tecnología de operaciones y de cómo impactará el IoT en las operaciones del negocio

Esta ultima característica es lo que hace al IoT muy diferente, ya que no es suficiente con saber de tecnología; este líder también debe entender el modelo y la estrategia del negocio a profundidad.

 

Cuatro retos empresariales a considerar

A pesar de las oportunidades del IoT, hay muchos riesgos con los que se debe lidiar. Cualquier dispositivo que pueda conectarse a Internet tiene incorporado un sistema operativo en su firmware. Dado que estos sistemas operativos integrados no están diseñados considerando la seguridad como una prioridad, hay vulnerabilidades presentes en prácticamente todos ellos.

La realidad es que el IoT habilita un sin fin de oportunidades y conexiones, muchas de las cuales ni siquiera podemos imaginar o comprender el día de hoy. No es difícil ver cómo y por qué el IoT es un tema tan polémico en la actualidad; ya que sin duda abre la puerta a una gran cantidad de oportunidades, pero también a muchos desafíos.

Tanto empresas como usuarios deben estar preparados para manejar los riesgos que conlleva esta tendencia. A continuación se enumeran cuatro de los muchos riesgos que serán inherentes al IoT en el mundo empresarial, así como sugerencias para ayudar a las organizaciones a prepararse para este desafío:

1.- Entender y administrar las vulnerabilidades del IoT

Es clave para las empresas entender de dónde caen las vulnerabilidades en el medidor de la complejidad y el grado de amenaza que puedan representar. Para mitigar el riesgo, cualquier proyecto que implique dispositivos IoT debe estar diseñado pensando en la seguridad, incorporando controles de seguridad, y construyendo un modelo basado en roles. Debido a que estos dispositivos tendrán hardware, plataformas y software que las empresas nunca han visto antes, las vulnerabilidades son diferentes a con las que las organizaciones han lidiado con anterioridad.

Otro gran reto para las empresas en un entorno de IoT será encontrar la manera de parchear vulnerabilidades rápidamente en los dispositivos y el cómo priorizar este parcheo.

2.- Identificar e implementar nuevos controles de seguridad

En el mundo de la informática, la redundancia es crítica; si falla un producto, otro está ahí para sustituirlo. El concepto de capas de seguridad funciona de manera similar, pero queda por ver lo bien que las empresas pueden crear estas capas y habilitar los niveles de redundancia necesarios para gestionar el riesgo del IoT.

Los retos para las empresas se encuentran en la identificación de dónde se necesitan estos controles de seguridad para esta categoría emergente de dispositivos conectados a Internet. Dada la diversidad que existirá entre estos dispositivos, las organizaciones necesitarán llevar a cabo evaluaciones de riesgo personalizadas, a menudo confiando en la experiencia de terceros, para identificar cuáles son los riesgos y la mejor manera de evitarlos.

En cualquier caso, las organizaciones que abarcan el IoT deben determinar sus propios controles de seguridad de informática para asegurar la protección aceptable y adecuada de la evolución del IoT. Conforme esta tendencia madure, seguramente mejores prácticas surgirán de profesionales de la industria.

3.- Incrementar considerablemente el ancho de banda

Un estudio realizado por Palo Alto Networks Inc. reveló que entre noviembre de 2011 y mayo de 2012 el tráfico de red aumento un 700%, en gran parte debido a transmisiones multimedia, aplicaciones peer-to-peer y redes sociales. A medida que más dispositivos se conectan a Internet, este número seguirá aumentando exponencialmente.

Sin embargo, la creciente demanda de Internet incrementará potencialmente los riesgos de la continuidad del negocio. Si las aplicaciones esenciales no reciben su ancho de banda requerido, los consumidores tendrán malas experiencias en línea, la productividad del empleado se verá afectada y la rentabilidad de la empresa podría resultar afectada.

Para garantizar una alta disponibilidad de sus servicios, las empresas deben considerar incrementar el ancho de banda e impulsar la gestión y supervisión del tráfico. Esto no sólo reduce los riesgos que pueden impactar a la continuidad del negocio, sino que también evita pérdidas potenciales.

4.- Asumir las implicaciones de la falta de estándares

Algunas capas de la tecnología del IoT no tienen estándares, y otras tienen numerosas normas conflictivas. Para ver cómo la falta de normas uniformes puede complicar el desarrollo de productos y el crecimiento de la industria, hay que tener en cuenta los problemas de conectividad.

Hay estándares de conectividad que son conflictivos e incompatibles para dispositivos con poco alcance y velocidad, por ejemplo, Bluetooth, LTE Category 0, y ZigBee. Con tantas opciones, los diseñadores de productos pueden estar indecisos de crear nuevos dispositivos, ya que no saben si van a cumplir con los estándares futuros.

A pesar de que múltiples organizaciones, incluidos grupos de interés y los consorcios de la industria, están tratando de establecer normas, es imposible predecir cuáles van a prevalecer.

 

Conclusión

El Internet de las cosas tiene un gran potencial para el consumidor, así como para las empresas, pero no sin ningún riesgo.

Las organizaciones de seguridad informática deben comenzar a preparase para la transición de asegurar PCs, servidores, dispositivos móviles y la infraestructura de TI tradicional, a la gestión de un conjunto mucho más amplio de elementos interconectados que incorporan dispositivos portátiles, sensores y tecnología que ni siquiera podemos prever actualmente.



Top