Blog de TI

Tendencias y mejores prácticas de la industria

Obtén mensualmente los últimos artículos de nuestro blog:

15 Mar La nube híbrida: Optimizando el rendimiento de la nube

De computación en la nube se habla desde principios de los 60’s, cuando se discutía la  “tecnología de tiempo compartido”, que  podría conducir a un futuro donde el poder del cómputo e incluso de las aplicaciones específicas podrían venderse como un servicio, de la misma forma que el agua o la electricidad.

Pero no fue hasta los 90’s, cuando se da la verdadera revolución que comenzaría por entregar aplicaciones y servicios a través de páginas de internet, que podían ser accedidas desde cualquier lugar.  A medida que la tecnología avanza, la adopción de la nube es cada vez más común. Gartner  menciona que para el año 2020, una empresa con una política de “no-cloud” va a ser casi tan extraña como una con política “no-internet”.

 

¿Por qué moverse a la nube?

La nube pública es una buena opción para extender las capacidades de tu infraestructura de TI, sin embargo, no puede ser el único componente de tu infraestructura.

Empecemos por definir la nube  pública : La nube “publica”, es aquella  basada en el modelo estándar de la computación en la nube, en la que un proveedor de servicios pone a disposición del público en general recursos, como aplicaciones y almacenamiento, a través de internet.

La popularidad de la nube púbica se debe, en gran medida, a que es barato. Es una manera de ahorrar capital, ya que utilizas la infraestructura de TI de alguien más, y tú lo pagas de tu gasto operativo como un servicio. La nube pública también facilita el acceso a la información desde donde estés, y la flexibilidad de aumentar o reducir las capacidades de TI de acuerdo con lo que consumes, “pay as you go”.

Hasta ahí la parte buena, pero ¿Qué sucede con la seguridad de tus datos? ¿Qué sucede con las cargas críticas que no puedes arriesgar estén en manos de alguien más?

Las nubes privadas son una alternativa, o un complemento a la nube pública. En las nubes privadas, tu defines y utilizas tu propia infraestructura, pero la manejas de manera virtual izada como un solo pool de recursos. De esta manera, obtienes la flexibilidad deseada, y puedes priorizar tus cargas críticas y mantener “on premises” la información crítica, y esencial para tu negocio ( o aquella que estas obligado a proteger, debido a regulaciones gubernamentales).

 

Lo mejor de ambos mundos, sucede cuando creas una estrategia de nube híbrida, que es la combinación de ambas. La nube pública, con todas sus ventajas de consolidación, precio y flexibilidad, es una gran herramienta para estrategias de “disaster recovery”, es decir, para guardar el respaldo de tu información en caso de una eventualidad. Datos históricos, datos que no se utilizan en el día a día, y cargas de trabajo no críticas, pueden mandarse a la nube pública. En nuestra opinión, se debe contar con una nube privada que te permita correr tus aplicaciones críticas, y acceso inmediato / protegido a información sensitiva.

 

Ventajas de las nubes híbridas

Las nubes híbridas son la manera óptima de sacar el máximo rendimiento de la nube.  Estas son algunas de las ventajas

1) La combinación de ambas estrategias (nube pública y nube privada) les da a las organizaciones la habilidad de implementar la mezcla de tecnología que cubra mejor sus necesidades, utilizando exactamente lo que necesitan y cuándo lo necesitan.

2) El control y la seguridad que vienen con el data center “in house” se balancea con la flexibilidad, escalabilidad, y economías de escala de que viene con las nubes públicas.  En lugar de adaptar un modelo de “una sola talla para todos” los requerimientos de TI pueden ser costumizados y entregados de manera muy específica, enfocados al tamaño, la estructura, el presupuesto y las necesidades de tu organización.

3) Se cubren los requerimientos de TI a menor costo, y a mayor velocidad

 

Según un estudio de Avanade realizado a 1000 empresas y líderes de TI el 73% de las compañías ven en la nube híbrida una ventaja competitiva a la hora de mejorar sus posiciones para centrarse en cuestiones esenciales para el crecimiento del negocio.  Si estás pensando en una estrategia de nube híbrida, ¡Acércate a los expertos!  En Mtnet contamos con diferentes herramientas, como el HealthCheck de TI  que ofrece un diagnóstico inicial para marcar un camino claro hacia la transformación de tu infraestructura.



Top