Blog de TI

Tendencias y mejores prácticas de la industria

Obtén mensualmente los últimos artículos de nuestro blog:

18 Oct Estrategias para disminuir la demanda energética de un Data Center

En la actualidad, la definición de las necesidades de enfriamiento de un data center es uno de los pasos más complejos y delicados dentro de la fase de planeación. Existen diversos esquemas de enfriamiento para los requerimientos únicos de un data center, que ofrecen eficiencia en consumo y permiten al sitio trabajar bajo condiciones propicias.

Entre las posibilidades de climatización para un data center, se encuentran los sistemas de refrigeración perimetral, el esquema de refrigeración por hilera y el esquema de enfriamiento focalizado a filas o gabinetes. Lo más adecuado es diseñar un sistema flexible y escalable que permita refrigerar las necesidades actuales y soportar las futuras exigencias.

Los sistemas de climatización cada vez ganan mayor protagonismo entre los diversos componentes de un data center, debido a que estos sistemas consumen la mayor parte de la demanda eléctrica del data center. Resulta entonces relevante el tipo de tecnología seleccionada, ya que esta decisión puede permitir considerables ahorros y optimización del consumo energético.

Existen una serie de estrategias que pueden ponerse en práctica para disminuir la demanda energética de un data center, a continuación hablaremos de cinco de ellas:


1) Dimensionar adecuadamente el consumo eléctrico

Es un error muy común calcular el consumo eléctrico sumando directamente lo que marca el máximo de la fuente de poder de cada equipo; en general. Si únicamente nos guiamos por estas instrucciones para dimensionar el consumo eléctrico, lo más seguro es que sobredimensionaremos la potencia. El método correcto consiste en medir el consumo eléctrico directamente con una pinza amperométrica en cada rack u obtener este dato si tenemos instalados medidores de consumos en los tableros o en las unidades de distribución de energía individuales, que permitan obtener el consumo real, luego calcular el consumo nominal considerando las protecciones eléctricas correspondientes.

 

2) Equipos de climatización: Obsolescencia y dimensionamiento

Es importante entender la relevancia y el impacto que genera el reemplazar equipos ineficientes de enfriamiento, los sistemas de última generación consumen menos energía al cumplir su función y nos ayudan a disminuir riesgos de falla. El reemplazo de los sistemas también permite reconsiderar el dimensionamiento de la infraestructura física, de manera que sea suficiente para enfriar la carga informática real y evitar excedentes innecesarios como lo es dimensionar  el aire acondicionado basándose en la información de consumo eléctrico plasmado en la placa de cada equipo. El aire acondicionado puede representar entre el 22% hasta el 60% del consumo energético total de un centro de datos, dependiendo de las buenas prácticas del diseñador.

 

3) Focalizar los flujos de aire

Una actividad relevante consiste en definir cuáles equipos verdaderamente requieren enfriamiento y cuáles su temperatura de operación es adecuada. Considerar estas variantes permite ocupar sólo las cargas necesarias y elegir entre diferentes esquemas de enfriamiento para emplearlos de manera óptima. Los aislamientos o contenciones, ya sea por fila o por gabinete, pueden mejorar aún más la eficiencia de un data center, ya que la cantidad de volumen de aire por desplazar es menor y se focaliza el flujo de aire. Asimismo se recomienda realizar perfiles de gabinetes como puede ser: Alta, media y baja densidad de consumo.

 

4) Virtualizar y consolidar los servidores

Sin duda alguna el software juega un papel clave en el nivel de desempeño de un data center moderno, la sustitución de equipos físicos por máquinas virtuales es una excelente estrategia para alcanzar eficiencias rápidamente. Mediante la consolidación de servidores físicos y el ajuste dinámico de los flujos de trabajo, la virtualización puede ayudar a reducir drásticamente el consumo de energía. Una vez que se lleva a cabo un proyecto de virtualización es importante considerar el punto 2 de este artículo.

 

5) Subir la temperatura

Una de las maneras más sencillas de ahorrar energía en un data center es elevando la temperatura. Es un mito que los equipos deben mantenerse fríos con el fin de que funcionen adecuadamente. Hoy en día la ASHRAE TC-9.9 recomienda temperaturas de hasta los 27 grados centígrados y permisibilidad de hasta 32 grados centígrados; esto  debido a la nuevas tecnologías que son integradas en los equipos críticos de TI más modernos, estas nuevas versiones de equipamiento resisten temperaturas más altas sin que esto afecte su desempeño. Esta estrategia podrá parecer muy sencilla, sin embargo, es de las más complejas ya que sólo funciona cuando el data center cuenta con un dimensionamiento preciso y es operado adecuadamente.

 

El factor ecológico ha revolucionado por completo la industria de los data centers, cuando se está en posibilidades de diseñar uno desde cero, las estrategias para minimizar los consumos energéticos son incontables y de alto impacto para el negocio.



Top