Blog de TI

Tendencias y mejores prácticas de la industria

Obtén mensualmente los últimos artículos de nuestro blog:

28 Jun El valor de los datos: Un reto más de las TI en la transformación de la industria

Del Internet de las Cosas en la vida diaria a su impacto en la nueva revolución industrial

Vivimos en un mundo hiperconectado, donde se generan miles de terabytes de nueva información todos los días.  Esa información la generamos las empresas y las personas, cada vez que utilizamos cualquier dispositivo conectado a internet.

El internet ha avanzado pasos agigantados desde su creación, y ha tocado prácticamente todos los aspectos de nuestra vida diaria. En el ámbito personal, ha cambiado nuestra manera de comunicarnos, nuestra manera de comprar, y hasta el cómo monitoreamos nuestra salud. En el ámbito de las empresas, la huella es igualmente profunda, ya que los procesos productivos y la cantidad de datos con los que se dispone para tomar decisiones de negocio, nunca fue tan importante.

 

La hiperconectividad y el Internet de las Cosas en la vida diaria

La hiperconectividad se refiere a millones de dispositivos conectados entre sí. Esto va mucho más allá de los smartphones, y es la base de lo que llamamos “el Internet de las Cosas” (IoT). Básicamente el IoT, se refiere a la interconexión digital de objetos cotidianos con el Internet, para facilitar la vida de las personas en la sociedad.

Y no es precisamente que estas cosas estén conectadas a las personas, sino se trata de cosas conectadas entre cosas que en conjunto pueden controlarse por una persona a su conveniencia. Es decir, un dato solo puede no decir nada, pero la combinación y el análisis resultan de gran valor.

 

El IoT en la industria (IIoT)

 Bryce Barnes, gerente senior del segmento de máquinas y robots en Cisco Systems, nos ofrece una definición distinta cuando hablamos de la industria: “El IoT es la conectividad inteligente de dispositivos inteligentes por la cual los objetos pueden detectarse el uno al otro y comunicarse, cambiando así cómo, dónde y quién toma las decisiones de nuestro mundo físico”

Actualmente, las compañías de manufactura están implementando esta “conectividad inteligente de dispositivos inteligentes” en sus fábricas y en el piso de producción.  Para distinguir estas aplicaciones del IoT de aquellas para consumidores y otros dominios, a menudo se usa el término Internet Industrial de las Cosas (Industrial Internet of Things).

Anteriormente hablábamos de Industria 4.0, y el IoT como uno de sus aspectos fundamentales, ahora bien, estos son algunos de las consideraciones que hay que tomar en cuenta con el IIoT:

Interoperabilidad: La capacidad de conectar equipos de manufactura a una red basada en el internet, y derivar un valor sustancial de estas conexiones es fundamental, como nunca antes. Diferentes tipos de software deben de poder “hablarse” entre sí.

Determinación de la relevancia de la información: Al tener todo interconectado, el potencial de la generación de datos será masiva, pero, el reto mayor será determinar: qué datos recolectar (no todo sirve), cómo se usará la información, y el establecimiento de lineamientos para la toma de decisiones correctas basadas en los datos.

Ciberseguridad: Se debe considerar cómo proteger los datos, los sistemas y las redes en cada paso para convertirse en parte del IoT Industrial. Conectar máquinas y herramienta a una aplicación basada en la red o en la nube crea un gran número de vulnerabilidades, las cuales generalmente se subestiman.

El control de la energía: El IIoT nos da acceso a medir la energía consumida por cada dispositivo, máquina y sistema, haciendo que se pueda monitorear y administrar. Este desarrollo obliga a las fábricas a favorecer máquinas diseñadas para una operación con baja energía, y así administrar mejor este recurso.

El rol de la nube y los data centers “on premise”: La conectividad proyectada por el IoT Industrial implica que fluirán corrientes de datos hacia y desde sistemas conectados. Estas corrientes de datos pueden ser masivas, y debemos determinar dónde almacenar y procesar qué. Almacenar y procesar datos remotamente puede ser una alternativa económica, y flexible siempre y cuando se cuente con una buena política de ciberseguridad.

 

El impacto del IoT

 Según un estudio realizado por Ericcson, para 2022 habrá 29 mil millones de dispositivos conectados a Internet a nivel mundial, de los cuales, 18 mil millones serán dispositivos asociados al Internet de las cosas, y más del 50%, de la Industria 4.0

Los retos de transformación son muchos, por primera vez, estamos poniendo los datos en el lugar de la producción. La extracción, la refinación y la seguridad de los mismos requieren de una estructura de IT robusta, y adecuada.  ¡No nos podemos quedar atrás en la evolución de los procesos productivos!

En MTnet, en conjunto con nuestros socios estratégicos, nos preparamos día con día para ayudarte con las mejores soluciones para recolectar, analizar, guardar, asegurar tus datos, y ponerlos a trabajar a tu favor. Déjanos acompañarte en tu camino a la evolución, ¡Acércate a los expertos!

 

¿Quieres saber más?  http://bit.ly/2tkEhZQ



Top