Blog de TI

Tendencias y mejores prácticas de la industria

Obtén mensualmente los últimos artículos de nuestro blog:

13 Jun Edge computing: su relevancia para el internet de las cosas (IoT)

Los millones de dispositivos del Internet de las Cosas que nos rodean tienen un problema: recolectan datos, pero no  hacen nada con ellos. Los datos deben ser enviados a la nube, donde se procesan y ahí es donde se genera el valor.  Ese funcionamiento “pasivo” de todos esos dispositivos es lo que cambiará con el “Edge Computing”, ya que ésta aporta mucho más autonomía a todos esos dispositivos, aplicando conceptos de Inteligencia Artificial, y haciendo que sean más autónomos.

El edge computing es aquel que se hace en la fuente de los datos, o cerca de la fuente, en lugar de depender de la nube para que se haga el trabajo. Esto no significa que la nube va a desaparecer, significa que la nube se está acercando a nosotros cada vez más.

Al principio de los tiempos, había una sola computadora, después, aprendimos cómo conectarnos a esa computadora utilizando terminales “tontas”, después llegaron las computadoras personales. El día de hoy, nos encontramos en la era de la nube. Casi todos tenemos nuestro propio hardware, pero accesamos a servicios centralizados todo el tiempo: trabajamos con Dropbox, Gmail, Slack, y utilizamos streaming para video y música.

Tan centralizado como esto suena, lo más impresionante del cloud computing es que la mayor parte del mercado dependen de la infraestructura de unos cuantos. Amazon, el año pasado, tenía el 47% del mercado de nube pública. Dicho lo anterior, es lógico que no hay mucho espacio de crecimiento en la nube. Prácticamente todo lo que puede ser centralizado ya lo está. Es por eso que se dice que muchas de las nuevas oportunidades para la nube actualmente están en el “borde”.

 

Estos son algunos de los problemas que genera el IoT y que pueden ser resueltos por el edge computing:

Latencia:

Si la computadora A necesita preguntarle algo a la computadora B del otro lado del mundo, antes de que pueda hacer nada, el usuario de la computadora A percibirá este “delay” como latencia. Estos son los momentos que tarda el link que presionas en una página web en cargar la información. Tomemos por ejemplo un asistente de voz, como el de Google. Este asistente, depende de la nube para responder tus preguntas. Debe procesar tu voz, mandar una representación comprimida a la nube, y la nube debe descomprimirla y procesarla, lo que quizá signifique buscar soporte de alguna otra aplicación en algún otro lugar. Al darle más poder de procesamiento local a tu dispositivo personal, menor la dependencia de la nube, lo que significa respuestas más rápidas. Es por eso que escuchamos del desarrollo de chips con inteligencia artificial.

 

Privacidad y seguridad:

Los lineamientos de seguridad y privacidad del iPhone son considerados un buen ejemplo de edge computing.  Al encriptar y almacenar información biométrica en el dispositivo, Apple remueve muchos cuestionamientos de seguridad, al tener estos datos sensitivos en el dispositivo del usuario, y no el nube centralizada donde en teoría son más vulnerables.

 

Ancho de banda:

El edge computing resolverá también la alta demanda de ancho de banda: Por ejemplo, si tienes doce cámaras de seguridad que mandan datos a la nube, probablemente tendrás un problema de ancho de banda para mandar todos los datos al mismo tiempo. En cambio, si cada cámara, es capaz de seleccionar los datos relevantes y sólo mandar esos a la nube, la demanda de ancho de banda será mucho menor.

Las grandes compañías de tecnología como Google y Apple están dedicando una gran parte de su presupuesto al desarrollo de Inteligencia Artificial en dispositivos personales.

 

Un ejemplo tangible

Los coches autónomos son el mejor ejemplo de edge computing. Debido a la latencia, la privacidad y el ancho de banda, es imposible mandar los datos de los numerosos sensores del coche a la nube y esperar una respuesta. No puedes darte el lujo de la latencia, y aunque pudieras, el servicio de celdas de comunicación celular es inconsistente. Por eso, el auto debe de ser manejado de manera central, y aplicar estas nuevas tecnologías al 100%.

 

El edge computing es una realidad. Cada vez son más las aplicaciones, y las veremos también en la industria 4.0 y en todo aquello que tenga relación con el IoT. En MTnet, estamos a la vanguardia, nos preparamos, y te ayudamos con herramientas para estar al día en este y otros temas relacionados con infraestructura. ¡Acércate a los expertos! Y acompáñanos al Gartner Summit, este 26 y 27 de Junio en la ciudad de México.



Top