Blog de TI

Tendencias y mejores prácticas de la industria

Obtén mensualmente los últimos artículos de nuestro blog:

09 Feb Edge Computing: Moviendo los Activos Clave de TI Más Cerca del Usuario

La tecnología evoluciona increíblemente rápido, parece que hace apenas unos años, las empresas aún estaban digiriendo la idea de mover parte de sus operaciones a la nube. Hoy en día, la nube se ve como el principal motor de la evolución en los negocios, permitiendo incluso a la compañía más pequeña tener acceso a un poder de procesamiento increíble y a datos de alto valor. Sin embargo, si hay alguna lección que se pueda derivar de la decisión de integrar las tecnologías de la nube, es que el negocio nunca será el mismo.

Al mismo tiempo, varios factores están forzando a las compañías a considerar mover algunos activos de TI clave al borde de la red y más cerca de los usuarios, ya sean clientes o empleados. Las empresas y las organizaciones deben prepararse para otro renacimiento impulsado por el “edge computing”.

 

¿Qué es exactamente el “edge computing”?

El “edge computing” (también conocido como “fog computing”) es una arquitectura de TI distribuida en la que los datos de los clientes se procesan en la periferia de la red, lo más cerca posible de la fuente de origen. El movimiento hacia el “edge computing” es impulsado por la computación móvil, la disminución del costo de los componentes de cómputo y el gran número de dispositivos en red en el Internet de las cosas.

Dependiendo de la implementación, los datos sensibles al tiempo en una arquitectura de “edge computing” pueden ser procesados en el punto de origen por un dispositivo inteligente o enviados a un servidor intermediario situado en proximidad geográfica cercana al cliente. Los datos que son menos sensibles al tiempo se envían a la nube para análisis históricos, análisis de datos grandes y almacenamiento a largo plazo.

 

Principales beneficios del “edge computing”

Un beneficio clave que habilita esta tecnología es que mejora el tiempo de acción y reduce el tiempo de respuesta hasta milisegundos, mientras que conserva los recursos de la red. No se espera que esta tecnología reemplace a la computación en nube, sino que nace para complementarla.

El “edge computing” también puede beneficiar a entornos de oficinas o sucursales remotas y organizaciones que tienen una base de usuarios geográficamente dispersa. En este escenario, los micro centros de datos intermedios o los servidores de alto rendimiento pueden instalarse en ubicaciones remotas para replicar los servicios de la nube localmente, mejorando el desempeño y la capacidad de un dispositivo para actuar sobre datos perecederos en fracciones de segundo.

 

Retos emergentes

A medida que se intercambia información entre instalaciones locales y centrales, se deben tener en cuenta los desafíos que pueden surgir como consecuencia. Estos incluyen la interrupción del servicio, la latencia y en algunos casos la confiabilidad de la red. La arquitectura distribuida del “edge computing” aumenta el número de vectores de ataque. Cuanto más inteligencia tiene una arquitectura, más vulnerable se convierte en infecciones de malware y otros puntos de seguridad críticos.

El “edge computing” está forzando el cambio, tanto en la forma en que se envía y se almacena la información como en la forma en que las personas interactúan. Los modelos empresariales tendrán que cambiar para adaptarse a este modelo descentralizado de alta tecnología.



Top