Blog de TI

Tendencias y mejores prácticas de la industria

Obtén mensualmente los últimos artículos de nuestro blog:

27 Mar ¿Alguien tiene la receta para que tu proyecto de TI sea un éxito?

La infortunada realidad es que la mayoría de los proyectos de TI fracasan, debido a que los presupuestos son frecuentemente rebasados, y /o porque los tiempos establecidos, rara vez se cumplen. De acuerdo a una publicación de 2016, en CIO, en los últimos 3 años, el 55% de los profesionales de TI en Estados Unidos han reportado altas tasas de fracasos entre sus proyectos. Este contexto, puede ser fácilmente reproducido no sólo en Estados Unidos y en grandes compañías, sino también en México y en un contexto mundial, donde la demanda de soluciones a las necesidades tecnológicas en empresas de cualquier tamaño, es cada vez mayor. La verdadera pregunta, es entonces, ¿Por qué fracasamos?

Después de muchos años en este medio, la experiencia me ha demostrado que el fracaso por lo general obedece a 3 factores principales:

• No tener claridad en el objetivo – o el porqué de mi proyecto.
• No tener claridad en el contenido – o el qué de mi proyecto.
• Y la falta de colaboración –  quién, dónde y para qué.

 

El objetivo:

Un proyecto de TI es SIEMPRE originado en un contexto de negocios, la infraestructura de tu negocio deberá tener invariablemente la finalidad de ayudarte a conseguir tus metas de negocio, por ejemplo: ¿Por qué tendrías que buscar que tu empresa tenga la mejor conectividad, y que tus empleados, clientes y socios estén siempre comunicados de la manera adecuada? La respuesta es muy sencilla: ahí es donde la magia ocurre, la cadena de información se conecta, y se generan utilidades.  Así pues, el objetivo debe contemplar todas las metas del proyecto, el beneficio final, el alcance, el tiempo adecuado para ejecución e incluso, una previsión calculada de riesgo. El objetivo provee claridad en las expectativas.

 

El contenido:

Una vez que la organización entiende el porqué del proyecto, es importante saber los detalles, alcances e implicaciones, hay que reunir los diferentes requerimientos, priorizar, y asegurarse que se cubra todo lo que se determinó en el objetivo, así como buscar presupuestos y alternativas en las diferentes etapas… En pocas palabras, ¡un plan de proyecto!  Carecer de un objetivo y el nivel de detalle adecuados, puede fácilmente desviarnos en el camino. En un ejemplo concreto, digamos que tu objetivo es entregar mercancía en la frontera sur… la expectativa es llevar un contenedor desde Tijuana hasta Mérida a tiempo.  El contenido explorará la ruta más adecuada, el transportista adecuado, los tiempos, los costos, etc. No sólo es llevar la mercancía de A a B, si no trazar el camino correcto.

 

La colaboración:

Sabemos ya qué estamos haciendo, y cómo lo llevaremos a cabo, pero si no trabajamos en equipo, involucrando a todas las personas correctas, estamos condenados al fracaso. Si tenemos una visión compartida del proyecto con toda la organización, y los beneficios que traerá aterrizados a nivel específico en cada departamento y/o función, el proyecto se materializará de manera más eficiente.

 

Entonces, la receta para el éxito, ¿Existe? La respuesta es un categórico SI. Una vez que has determinado el porqué, y alineado los resultados de tu negocio a lo que deseas lograr con el proyecto de TI en cuestión, el cómo, y todos los detalles alrededor de éste, pueden ser determinados mediante una empresa confiable que te provea con consultoría especializada. La consultoría especializada te ayuda con el desarrollo del plan, o como mencioné anteriormente, del contenido, de principio a fin,  con el caso de negocio, y a garantizar el cumplimiento de tus objetivos. La consultoría, a su vez, generará un plan detallado y un diseño específico a tus necesidades.
Y con respecto a la ejecución, la puedes dejar también en manos de los expertos. Las empresas integradoras de TI, además de proveer las alternativas más adecuadas para alcanzar los objetivos de tu proyecto, diseñan soluciones personalizadas y ejecutan hasta el final, e incluso, pueden proveer servicios de soporte y mantenimiento.

De esta manera, puedes dormir tranquilo.

Ahora bien, la realidad es que en el campo de TI, como en muchos otros, no tienes que tener todas las respuestas o todo el conocimiento, ni la experiencia de años para llegar al éxito, sino buscar ayuda en las personas correctas. La frase “I know a guy who knows a guy” me viene a la mente en automático. Nosotros somos el tipo a quien ese tipo dice conocer…

Acércate a los expertos, y descubre la fórmula del éxito.



Top